es
en
NUESTRA

HISTORIA

Antigüedades Linares es el decano de los anticuarios de España. La familia Linares tras décadas en el negocio del arte, fundó en Granada su primera galería en 1883 en el recinto de la Alambra. Allí empezó el negocio de venta de objetos populares y muebles a los turistas que generalmente venían de los EEUU. Se vendían los utensilios típicos del hogar, los muebles de casa y los objetos de decoración que en aquellos años había en los hogares españoles. El negocio fue prosperando y posteriormente se fueron inaugurando tiendas en todas las ciudades importantes de España. Se llegaron a abrir tiendas en Barcelona, Sevilla, Málaga, Palma de Mallorca, Toledo, Gran Canaria, Madrid. El negocio fue evolucionando y se enfocó hacia el arte español de alta época en pintura, escultura y mobiliario. El auge fue a mediados del siglo XX una época de depresión en España pero con gran afluencia de turismo tanto europeo como americano. En esa época de oro de las antigüedades el negocio creció tremendamente y se consiguió una muy importante colección de obras de arte. La casa matriz de Granada dio paso a la nueva central de Madrid donde se erigió una impresionante galería de más de 2000 m2 en el centro de la vida cultural y artística de la ciudad. De esa tienda salieron piezas a las más importantes colecciones del mundo y se colaboró con infinidad de museos y fundaciones tanto nacionales como internacionales. El Museo del Prado de Madrid, el Louvre de París, el Metrpolitan Museum de New York, la Nacional Gallery de Londres, el Arts Institute de Chicago entre otros, conservan piezas procedentes de Antigüedades Linares. Hoy en día el negocio es gestionado por la quinta generación familiar y permanece como galería independiente. Estamos especializados en pintura antigua, escultura y mueble de los siglos XIV a XVIII con especial énfasis en la escuela española. La idea de negocio se ha adaptado a las tendencias actuales del mercado, la asistencia a ferias internacionales de arte, las exposiciones monográficas, el acercamiento a la decoración y arquitectura actual son los caminos del negocio hoy en día. Actualmente la galería está ubicada en el corazón del arte en Madrid con un espacio moderno y equipado donde se puede visitar una importante colección de piezas de manera cómoda y con discreción.

La sensibilidad por el arte actualmente ha hecho que se abra el abanico de clientes formando una clientela que no sólo se circunscribe al mundo de los museos, por otro lado la apertura de las fronteras hace que el mercado deje de ser esencialmente doméstico por lo que en estos momentos nuestra cartera de clientes se esparce por todo el Mundo, principalmente en los EEUU, y países europeos como el Reino Unido, Italia y Francia. El desarrollo de países de Sudamérica también acrecenta la demanda del mercado siendo una ventaja la afinidad cultural con España, así países como Argentina, Venezuela o Colombia están tremendamente activos en las últimas décadas.

Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías de comunicación basadas en Internet facilitan enormemente la relación con clientes de fuera de nuestras fronteras lo que agiliza y nutre en gran medida nuestro mercado. Por otro lado, también facilita el conocimiento de los clientes que cada día están más instruidos en el conocimiento del arte y de la decoración. Todo ello contribuye a que el mercado internacional del arte sea, aunque cada vez más competitivo, más amplio y cercano a todos con lo cual más rico.

Afortunadamente, España ha sido siempre un país de artistas y tenemos un legado cultural muy importante. Actualmente el mercado del arte español ocupa un lugar de importancia mundial. Desde Antigüedades Linares tratamos de acercarnos a las tendencias de la demanda y hay una serie de artistas que hoy en día son muy apreciados, así trabajamos con pintores como Goya, El Greco, Zurbarán o Ribera, pintores de naturalezas muertas, tan de moda actualmente, como Juan de Arellano, Tomás Hiepes, Juan de Zurbarán, Antonio Ponce o Espinosa, escultores como Gregorio Fernández, Martínez Montañés, Berrugete o el mismo Juan de Juni.